Archivo para enero, 2011

Mi crónica de la San Silvestre 2010

San Silvestre 2010

Mi amigo, y compañero en este blog, Álvaro me decía que la San Silvestre no es para correr, que es para ir a pasárselo bien. Claro! él había ya corrido una cuantas, además de maratones, triatlones, Ironman… (Vamos, un abusón)

Era mi primera San Silvestre y quería correrla como eso, un novato nervioso. Días atrás había ido a recoger mi camiseta dorsal (que parecía un camisón con ese pedazo de cuello… un tipo entraba por ese cuello, prueba) y con ella la pulsera que me permitía tener un hueco en el cajón de <52. Aunque la Akiles la termine con 50:02 la señorita que daba las pulsera no tuvo a bien darme la de los 50 minutos, aunque ahora se lo agradezco.

Quedé en el paseo de la Habana con un par de corredores semi-novatos como yo, Esteban (@estebant) y Juan (@jseguir) El ir subiendo la Castellana viendo el ambiente fue… ya llevo alguna popular que otra y ese hormigueo en el estomago no te lo quita nada, si a eso le sumamos el AMBIENTAZO… Y lo que la gente monta para er visto y pasárselo bien, estaba hasta DuffMan!

De ahí rápido al ropero, no sea que haya mucha gente, yo he ido en chandal y llevo la camiseta de la Carrera de la ciencia en una bolsa para cambiarme después. Como los pronósticos son de lluvia y la organización pide que no se tape la camiseta voy con mi chubasquero de runnnig ASICS debajo de la camiseta (sí, ahí fui un poco zote) cosa que lamentaria después.

Seguir viendo el ambiente, hidratarse un poco, estirar apenas nada. Y seguir viendo el ambiente, mucho ambiente incluso algunos que calientan de los lindo…

Se va acercando la hora y este año hay 4 oleadas en la carrera popular. Los que corren por debajo de 52 son los míos y salimos a las 17:45. El que saliese en esa tanda tuvo una gran ventaja, es que fuimos los primeros de esa oleada, con lo que teníamos todo la calle por delante nuestra para correr “a placer” sin demasiado alboroto, aún recuerdo los 2 primeros km de mi primera popular “Madrid corre por Madrid” había tanta gente que íbamos andando y casi en volandas. Pero aquí parecía que no iba a a ser así, de hecho dentro del cajón cogimos buena posición, como en 8ª fila o así.  Aquí podéis ver el ambientazo en la salida cuando aún no habían salido los de menos de 50.

Se iba acercando el momento y hay que reconocer que estos de Nike saben montar show y calentar el ambiente, este año tocaba hacerlo con el anuncio de Nike ilumina tu país, motivacional a tope! Y finalmente se fueron, ya casi era nuestro turno… En la siguiente foto se nos puede ver preparados ya para salir… yo estoy junto a una de las bolitas rosas que se ve  en el centro de la imagen, que mi compañero @jseguir iba con peluca rosa ;)

Preparados? listos? ya!!! Dale al Garmin que mida esto bien que salimos. Música de Queen en el iPhone y vamos a comernos Madrid.

Nada mas empezar una cuesta en Conca Espina, pero nada que no pueda librase con facilidad, ya enfilamos Serrano, un primer tramo irregular, pero cuando pasas la plaza de los delfines ya empieza a ser todo cuesta abajo… yiiiiha!!!

Venga a correr y correr, a todo lo que daba, con la liebre de 52″ al lado nuestro.. umm no puede ser, si vamos más rápido que esa media… A la mitad de Serrano la liebre se da cuenta y grita que si alguien le sigue que amaine que se ha acelerado e iba más rapido… A menos de 4:30 nos hacemos los dos primeros kilómetros. De todos modos la próxima vez que corra por Serrano me centro mas que me fui comiendo todas las rejillas de respiración del nuevo Parking, que agobio pensando que me podría caer. Yo ya sabia que iba demasiado rápido para mi ritmo habitual, las pulsaciones me lo decía, se me habían puesto  a tope y de ahí no bajaron. He de reconocer que me esperaba algo más espectacular este tramo, pero entre que había poco público en esta zona y que Gallardón había apagado las luces de navidad… hay tramos mejores. Bajar corriendo desde la puerta de Alcalá a Cibeles fue algo realmente chulo, muy motivador. Paseo del Prado, Atocha… Aquí el rítmo ya había decaido e íbamos a unos 4:50, tampoco mal para lo que yo hago… En Atocha es donde empezó a aparecer el público de verdad, ese que te acompaña y empuja hasta el final. Se supone que la Avd. Ciudad de Barcelona es cuesta abajo hasta el km 8 de carrera, pero aquí ya íbamos sobre los 5 min/km no nos era posible, a pesar de los ánimos correr más rápido, de hecho en esta zona entre el público y los corredores hubo alguna zona en la que fue inevitable “serpentear” para hacerse hueco.

Entonces cruzar la M30 y te encuentras lo peor, por decir algo, que es una cuesta que eleva 30 metros en cosa de un kilómetro, no es mucho pero cuando vas con las pilas gastadas… Y ahí anduvimos, entre los 5:30 y 6:15… si es que teníamos que haber dosificado algo mas… Justo en el 9 se deja la avenida de la Albufera y se empieza a entrar por las calles más estrechas de Vallecas, de nuevo el problema de muchos corredores + mucho público… Y de paso los que van y corren con la familia o disfrazados (y que misteriosamente han salido de un cajón con un buen tiempo) Yo he de reconocer que por Martinez de la Riva lo único que quería es que acabase todo, y mi compañero también, de hecho al final de la calle, y pensando que allí estaba la meta, sprintó para llegar antes… no vio que aun quedaba un giro a la izquierda en Candilejas. Así que yo llegué unas milésimas antes que el :D Digamos que fui el ganado moral. Y lo que es más importante, había bajado de los 50 minutos, en mi primer año de runner, lo cual era un logro para mi.

San Silvestre 2010

Ya sólo quedaba dejar el chip, recoger la bebida energética, cambiarse de ropa e irse a casa rápido a celebrar la llegada de un nuevo años donde… bajaremos de 48 minutos?

Aquí abajo os dejo todos los datos de la carrera que podéis ver también en mi perfil de Runkeeper

San Silvestre 2010

San Silvestre 2010San Silvestre 2010San Silvestre 2010jSan Silvestre 2010

Saucony Progrid Triumph 8

Saucony Progrid Triumph 8

Saucony Progrid Triumph 8

Andaba yo buscando unas compañeras para mis New Balance NR1064 cuando en una popular, creo que la Solidaria BBVA vi unas Saucony que llamaron mi atención por ese color tan característico (aun no había visto las NB NR1080). Así de simple soy, me dejé llevar por el disñeo de las mismas. Había leído que las zapatillas pierden parte de sus características, sobre todo de absorción de impacto, pasados los 600 km, y mi NB andaban ya rondando. Además, parece ser, que es bueno alternar un par de zapatillas para ir cambiando si se corre días seguidos, así damos tiempo a que recuperen características plenas.

Tuve suerte, y resultó que las Saucony Progrid Triumph 8 eran unas zapatillas adecuadas para mi. Me lesioné hace unos meses por una mala combinación de zapatillas y superficie sobre la que corría y no me quedó mas remedio que hacer un estudio biométrico de la pisada. Desde entonces uso unas plantillas especiales que no me quito en todo el dia. La zapatillas adecuadas para este tipo de plantillas son las neutras, ya que las modificaciones las incluyes en la misma plantillas. Las Progrid 8 lo son, además adecuadas para corredores con mas de 75 kilos, como yo (espero que por poco tiempo) Así me aseguraba que sobre el papel me aseguraba una buena zapatilla, yo que hace un año no había oído hablar de esta marca ahora no hacía más que verla en todas las populares, mala no debía ser. Aproveché unas rebajas de Wiggle y allí que me las compré la verdad es que genial de precio, menos de 100€ puestas en casa en muy pocos días, aunque no las pude disfrutar hasta el día de reyes… que era lo que iba en mi carta :)  Decir que me las pedí 1/2 talla por encima de las NB porque cuando corro rato el pie se me hinchaba y me apretaban demasiado el empeine y no quería que me sucediera, pero me he encontrado que las Saucony dan algo mas de talla y aquí es donde he tenido el único problema con ellas, por ahora. Al tener un pie 16mm mas grande que otro debería usar una talla diferente para cada pie, pero como es imposible comprar así en Saucony/wiggle pues me encuentro que el pie derecho me queda mas bien grande :( y el juego de la zapatilla al doblar en carrera me golpea el tendón del dedo gordo del pie… ouuuch!!! Estoy en pleno proceso de doma de este punto, y de curación de lesión, pero creo que ya he “ablandado” esa zona como para que, una vez recuperado, no me vuelva a salir.

Por lo demás las zapatillas me han parecido una pasada la verdad, la amortiguación la noto más conseguida que las NB sobre todo en la zona media de la planta, noto menos el impacto y creo que eso me anima a correr más distancias. El ligera y algo mas “fresca” que la NB, cuando hace fresquete se nota algo en el pie. El ajuste es bueno, aunque los cordones algo cortos para hacer nudo doble. Los materiales parecen de calidad y la sensación de agarre en el tobillo es increíble. Pena ese problemas de la talla que he tenido… y luego lo bonitas que son (¿Lo he dicho ya?) y no pasas desapercibido :) Por las mañanas que hace frío voy de negro de la cabeza a los tobillos y sólo se me ven los ojos, y luego las Saucony en ese naranja radoactivo… para no verme. (Comprarse las azules es de cobardes, he dicho)

Yo no tengo ni idea de esto, me dejo llevar por emociones, pero tenéis una review de gente que sabe en Ullrich Running

Un año de maratones

Correr una maratón es duro y muy sacrificado, requiere mucha preparación tanto física como psicológica, pero ¿os imagináis un año entero de maratones?. No me refiero a un año en el que hay que correr varias maratones, hablo de un año entero corriendo un maratón al día literalmente.

Pues bien, el belga Stefaan Engels se propuso correr una maratón al día comenzando el 1 de enero de 2010, pero a los pocos días se lesióno, completando alguna de las etapas en silla de ruedas. Como este método no homologaba el récord según sus propias normas, interrumpió el mismo durante algunos días y lo reinició el 5 de Febrero de 2011. El próximo 30 de Enero completará la última etapa, 15.401,175 kilómetros y 25 pares de zapatillas después. La historia me resulta familiar, por lo disparatado del reto….

Esos locos que corren

Esos locos que corren

Sobre un vídeo original de James Jarvis llamado Onwards para Nike el autor Uruguayo Marciano Durán ha creado un texto en castellano en el que todo aficionado, a buen seguro, se va a ver reflejado.
Porque es verdad, ¿No hay que estar un poco loco para correr día si y día también llueva, nieve o haga niebla? ¿No hay qué estar loco para calzarse unas zapatillas y correr sin descanso si que haya un motivo “lógico” para ello? Pues eso, que quizá estemos un poco locos. Pero esta locura engancha…
¿Tu también te has visto reflejado en el texto del vídeo?

Texto y Voz : Marciano Durán.
Escritor y corredor uruguayo.
Dibujos : James Jarvis – Animación : Richard Kenworthy – “Onwards”
video original : http://www.youtube.com/watch?v=oZHBSBG7RSs

Marciano Durán : http://www.marcianoduran.com.uy

¡Que bello es correr!

Este spot fue realizado con una cámara superlenta capturando tres segundos de exposición cada siete segundos, en varias tandas de dos horas en una calle de Nueva York. Las New Balance 509 están formadas por una colección de fotografías tomadas de todos los ángulos posibles, en un modelado 3D que mantiene las texturas de las zapatillas originales.

Via Utalmarketing.com

Medio maratón de Fuencarral

Fue mi segunda media maratón -o medio maratón, siempre dudo con el género, aunque según la rae valen ambos- pero me marcó bastante más que la primera. La salida fácil, por calle ancha, con nervios pero sin empujones y varios kilómetros de bajada tranquila, suave y constante. Algunos vecinos madrugadores, bastantes mas que un domingo cualquiera de febrero, aplaudían desde las aceras, y parecían ánimos sinceros. No como los ánimos del caminante con prisa, que sólo quiere que aceleres para poder cruzar la calle lo antes posible. Después unos kilómetros de llano entre las encinas del Monte del Pardo. Kilómetros de tregua, pero de calma tensa. En el pelotón donde zapateaba se hizo el silencio, todos -casi todos, porque yo no lo sabía- guardaban fuerzas para lo que nos esperaba, llevábamos alrededor de diez kilómetros y el ritmo era bueno. Muy bueno. Tras pasar frente a los primeros cuarteles de El Pardo se ve una pequeña rotonda al fondo. Según nos vamos acercando se ve como los corredores que nos preceden giran bruscamente a la derecha en la glorieta, cuando llega mi turno veo nada mas girar, un muro. Una cuesta sin fin bordeando una pared fortificada. Curvas a izquierda y derecha con una pendiente continuada, no demasiado alta pero extenuante. Los novatos enseguida quedamos en evidencia y uno tras otro nos descolgamos. Sufriendo, y jadeando hasta llegar al punto mas alto. Después una sucesión de toboganes donde las piernas me duelen tanto en los descensos por tratar de retener los músculos como en los ascensos tratando de no quedarme clavado. Desde ahí a la meta sólo recuerdo calor, cansancio, ladridos de perro al pasar junto la sociedad protectora de animales y en los últimos kilómetros el vacío al cruzar las obras de lo que hoy es el PAU de Montecarmelo.

No recuerdo mi tiempo final,  sé que crucé la meta totalmente vacío, pero feliz. Había sufrido si, pero no lo suficiente como para que cada año cuando llega febrero, no piense que debería volver allí.  Sólo he podido repetir dos veces mas y este año tampoco podré hacerlo, pero volveremos.

Il Corridore

Il corridore

Marco Olmo

El mundo del running está lleno de héroes anónimos. Gente corriente que nunca, o casi nunca, gozará de protagonismo mediático ni reconocimiento a sus hazañas mas allá de la mera anécdota. Y eso me gusta. Lejos de flashes y titulares apocalípticos, aquellos corredores que son capaces de logros dignos de mención, sólo serán valorados por otros deportistas que sufren como ellos, sienten como ellos y tienen la misma pasión que ellos. El italiano Marco Olmo es uno de estos personajes. Un corredor de fondo de mirada tímida y triste figura -como buen ultrafondista-, que aún a sus 62 años es capaz de entrar entre los diez primeros de las carreras que disputa.  Tengo ganas de hacerme con el DVD de Il corridore, reportaje biográfico de una leyenda del ultratrail.