Recomendaciones

Estos días he leído numerosas advertencias en los medios de la capital, acerca de una nube de polvo africano que acecha la ciudad. Me he tomado la molestia de visitar la web del Ayuntamiento de Madrid, para ver exactamente en que consistía dicha advertencia:

[...] los niveles de contaminación atmosférica debidos a las partículas en suspensión podrían alcanzar valores superiores a los registrados normalmente en Madrid.
Aunque este episodio anunciado no supone riesgo evidente para la salud, se hace pública esta nota para conocimiento de la población y al mismo tiempo, se recomienda a las personas con problemas respiratorios  eviten realizar actividades que impliquen un esfuerzo físico al aire libre.
Con objeto de reducir los niveles de partículas en el aire ambiente, se recomienda a los madrileños la utilización del transporte público. [...]

Yo me pregunto si esa nube de polvo ha caído en la ciudad en conexión vía satélite, sin pasar por ningún otro punto de la península -creo que no se ha registrado ninguna otra advertencia parecida-  donde se puede disfrutar del deporte al aire libre sin problemas, o realmente la calidad del aire es tan horrible que hace falta realmente poco para crear un microclima irrespirable.

Mordor

La nube se irá mañana o pasado, pero los casi dos millones de coches de Madrid capital, seguirán ahí escupiendo humo,  pero la culpa en este caso es del polvo africano inmisericorde y desconsiderado.  Por cierto, no sabía que en Madrid existe un departamento de “Calidad del Aire”.  Van a tener  que a soplar muy fuerte muy fuerte a ver si la contaminación se evapora.

 

Etiquetas:

0 Comments

Puedes ser el primero en dejar un comentario. ¡Corre!

Deja un comentario





Autor:

visita mi página web

Siempre me ha gustado el deporte pero odiaba correr. Me ahogaba me asfixiaba, hasta que un día comprendi que el truco era olvidarse de la velocidad a la que corren los demás y aprender a disfrutar del camino. Soy un corredor malo, muy malo, pero me encanta correr....y nadar y el ciclismo, así que me hice triatleta. Ahora sueño con ser capaz, algún día, de llegar a Kona.