Archivo para septiembre, 2011

Una de récords

Desde que soy corredor popular, no dejo de asombrarme de lo que realmente significa batir un récord mundial. El primero que realmente me impresionó fue Hicham El Gerrouj con sus estratosféricos 3:26 en los 1500 metros. El número así en frio, quizás no llame mucho la atención, pero supone correr los 100 metros lisos en 13,7 segundos 15 veces seguidas. Todos los que han medido sus progresos alguna vez sobre el tartán, sabran lo que significa. ¿A que impresiona?. Este fin de semana, Patrick Makau ha batido el récord mundial de Haile Gebrselassie en la distancia reina del atletismo de fondo.Esas dos horas escasas (2:03:38) convenientemente diseccionadas, resultan abrumadoras. Imaginad lo que supone correr 1000 metros en menos de 3 minutos. Es difícil ¿verdad?. Conozco (cara a cara, no por la tele oatletas famosos)  a varias personas que son o han sido capaces de lograrlo, pero no superan la docena y desgraciadamente yo no me encuentro entre ellas. Ahora pensemos en un  5000  en menos de 15 minutos. No estoy seguro si alguno de los anteriores podría lograrlo. Probablemente solo uno o dos. ¿Y que tal encadenar 8 veces esos 5000 metros – y un piquito- y recorrer todos holgadamente por debajo de los 15 minutos ?. Pues eso es lo que significa un récord del mundo de estas características, una auténtica pasada.

Comparativa de los récords de Gebrselassie y Makau

Música para mis pisadas.

Yo no soy muy aficionado a correr con auriculares, normalmente prefiero disfrutar del sonido de los pasos, de mis latidos, y escuchar como poco a poco se va entrecortando mi respiración.  Pero tengo que reconocer que la música es un arma muy poderosa para el entrenamiento. Eligiendo el repertorio adecuado podemos hacer muchísimo mas llevadera cualquier tanda de series, o esos trotes perezosos en los que nos cuesta arrancar. Eso si en competición no se me ocurre usar el MP3 porque a parte de perdernos el ambiente de la prueba, está prohibido (al menos en triatlón).

A continuación intentaré describir algunas de las canciones con las que mejores (o peores, si había que darlo todo) momentos he pasado “con las zapatillas puestas”.

Paula también lo hace.

Paula también lo hace.

Para motivarse antes de una prueba exigente.

Si alguna vez habéis estado en la línea de salida de una maratón, probablemente hayáis tenido esa sensación agridulce de euforia y miedo a lo desconocido antes del “gran reto”, un hormigueo nervioso en el estómago que nos prepara para el esfuerzo que se avecina. En los instantes inmediatamente anteriores a la salida del Ironman de Lanzarote 2007, mientras aguardaba tiritando de nervios y frío junto a otros 1000 triatletas apiñados en la orilla de la playa, canturreaba en voz alta- con el barullo, nadie me oía, o al menos eso creo- la parte del coro de “The Ectasy of Gold” de Ennio Morricone, banda sonora del Spagettiwestern el Bueno, el feo y el Malo, mientras miraba fijamente al mar y recordaba todo lo que habia tenido que entrenar y sufrir para poder estar ahí. Casi entro al agua con lágrimas en los ojos, no digo más. La versión de Metallica, con la que suelen abrir sus conciertos,  es insuperable.

Otro de mis temas favoritos para la motivación previa a una prueba es el ariaNessun Dorma” de la ópera Turandot de Puccini. Cada vez que la escucho me imagino a mi mismo entrando victorioso y triunfante en infinidad de estadios olímpicos, y cortando cintas de meta. En este apartado también encajan muy bien las bandas sonoras como “El último Mohicano” ,” Star Wars” o “Superman”. Fliparse un poco de vez en cuando, no hace daño.

Para el durante:

Un trote con el  Thunderstruck (ACDC) acompasando las zancadas es motivo suficiente para no bajar el ritmo que nos hayamos fijado pero es bastante fácil dejarse llevar por la euforia y convertir una carrerita suave en un sprint agónico. En general ACDC, tiene el vicio musical (que en este caso se convierte en virtud) de fijar el “tempo” de el 90% de sus temas con el mismo arrastre machacón y cansino. Perfecto para el running.  Un caso similar, pero infinitamente mas rápido, es el de los Ramones (Hey, ho, let’s go!) y el sonido “punk”, el ritmo siempre es el mismo,  no apto para entrenamientos suaves.  Para los entrenamientos exigentes que requieren buen ritmo, me gusta mucho el aire rockerillo trasnochado de Runaway  (Bon Jovi) y la alegria del Rocks (Primal Scream).  El crescendo de Don’t stop me know (Queen) es buenísmo para series en las que hay que aumentar la intensidad poco a poco. Otros clásicos de mi repertorio son el Elevation de U2 o Instant Karma (John Lennon). Siempre recordaré el anuncio de Nike en los 90 con esta canción.

Como veis mis gustos con bastante rockanroleros pero no siempre se da el caso. Una canción que me encanta para correr y que descubrí en un anuncio promocional de Islandia, no se muy bien como es My heart is beating like a jungle drum (Emiliana Torrini), pero tambien puedo sorprenderme a mi mismo con el  Bad Romance de Lady Gaga entre trote y cuesta.

Y vosotros, ¿que escucháis?, cualquier sugerencia es buena, nunca está de mas un poco de motivación extra.

“Correr” es lo que soy.

Cuando la gente me pregunta por qué me gusta tanto correr, normalmente se me ocurren un sinfín de respuestas (me lo llevan preguntando toda mi vida), pero curiosamente, no consigo dar con la adecuada.

Supongo que lo que me pasa es que me cuesta explicar que en realidad estamos hablando de mi momento de soledad, donde sólo estamos mis zapatillas, mi respiración, mis pensamientos y yo.
Me cuesta explicar que hay días, que o bien porque voy rodando más suave, o por parajes más atractivos o conocidos, que consigo incluso evadirme de la realidad del día a día.
Días en que sin querer, me afloran recuerdos de mis primeros entrenamientos de niño por aquellos caminos por los antes paseé con mi abuelo, con mis padres, con mis hermanos, con mis amigos de la infancia, por los que ahora paseo con mi mujer y mis hijas.., reviviendo momentos y sensaciones de otro tiempo, ahora tan lejano, pero siempre tan presente.

He corrido siendo nieto e hijo, ahora padre, y espero hacerlo como abuelo. Con cada zancada me ha alejado de fantasmas, acercándome a mi mismo, a la persona que soy hoy.

Y es que al final correr no es solo correr, sino muchas cosas mas.
Nos ayuda a pensar y a desconectar, a recordar y a olvidar, a sentir y a sanar, y  en definitiva, a vivir.
Por eso, me gusta decir que correr no es lo que hago, es lo que soy.
Cuidaos.
Iván
Corriendo al atardecer

Corriendo al atardecer