Archivo para noviembre, 2011

Duatlón cross nocturno de Alcorcón 2011

Cuando piensas que a nivel de carreras populares, duatlones, o triatlones lo has visto casi todo, por fortuna,  siempre pueden sorprenderte.
Eso precisamente fue lo que me sucedió a principios de septiembre en la primera edición nocturna del duatlon cross de Alcorcón.
Me inscribí a regañadientes, ya que no soy un gran ciclista de MTB . He competido muy poco, por lo que mi manejo de la bici de montaña en terrenos un poco técnicos deja bastante que desear. Ademas, competir a principios de septiembre cuando estoy volviendo a activarme tras el “descanso” de las vacaciones tampoco me gusta en exceso.
Por otro lado,  contaba con muchos puntos a favor:
-Se celebra muy cerca de mi casa, por lo que se simplifica mucho el factor logístico.
-Era la primera edición nocturna, lo que le daba un aliciente especial a la prueba,
- Y por último, y no menos importante, se lo “debía” a Dani, mi vecino, una nueva adquisición para el mundo del Duatlon/triatlon procedente del ciclismo en ruta. Este año prometió correr su primer maratón si yo empezaba a pegarle más a la MTB, y lo hizo, por lo que yo también debía cumplir mi parte del trato. A los dos se nos unió un tercer integrante al equipo, Javi,  también vecino y prácticamente “novato” en el mundo del Ducross, pero con algunos “tiros pegados” en las carreras a pie.

El día de la prueba puse a punto mi vieja MTB del año 2002, que parece más una tanqueta de la guerra de Corea que una bici de montaña,  y me planté en línea de salida cargado de ilusión pero con dudas razonables sobre cual sería mi rendimiento durante la carrera, a pesar de que seguía en un estado de forma razonable (este verano he parado poco de entrenar).
La salida del primer segmento de carrera a pie fue rapidísima, para variar, por un circuito rompepiernas dentro de un pequeño pinar, con continuas subidas y bajadas por caminos con pequeños bancos de arena, que en ocasiones, dificultaban incluso la pisada.

Primer segmento carrera a pie

Primer segmento carrera a pie

Llegué a la primera transición en el segundo gran grupo de cabeza, con buenas sensaciones, mientras la luz comenzaba a escasear (hasta aquí todo normal).
A partir de entonces todo empezó a complicarse.
Subí los primeros repechos con relativa soltura manteniendo más o menos la posición del tramo a pie hasta que entramos en el pinar por donde habíamos corrido. Comenzamos a bajar y subir en zig-zag con curvas de 180 grados con pequeños bancos de arena, que me obligaban a bajar mucho la velocidad para no caerme. Poco a poco, corredores más experimentados que yo con su MTB me pasaban en cada curva con relativa facilidad, lo que me obligaba a apretar mucho en los tramos “poco técnicos” para tratar de no quedarme muy descolgado.

Así, sin pena ni gloria, pasé la primera de las dos vueltas del segmento ciclista, sin sospechar que lo mejor aun estaba por llegar.

Y es que, casi de repente, se apagó la luz..

Encendí el foco de mi bici, más pensado para que me vean a mí que para alumbrar el camino, y continué pedaleando. Al volver a entrar al pinar me di cuenta de que me había equivocado al no coger el foco adicional que proporcionaba la organización, y sólo con el que llevaba apenas veía nada. Al entrar en una de las “pestosas” curvas de 180 grados, un  corredor que salió de la nada, chocó contra mi accidentalmente y nos fuimos los dos al suelo. Al caer, se me subió el gemelo derecho a las orejas. Ese fue el punto Inflexión de mi carrera.
Me levanté del suelo, acepté con deportividad las disculpas de mi compañero de caída (son lances de las carreras), estiré la pierna para comprobar que el gemelo había vuelto a su sitio y continué pedaleando, con la única intención de terminar la bici sin más sobresaltos. Y de alguna manera, poco a poco, empecé a disfrutar.

La oscuridad era total , así como el desconcierto general. Había corredores a los que doblaba, que iban andando con la bici de la mano, renegando del momento en que decidieron embarcarse en esta modalidad de duatlón .

Bici nocturna

Bici nocturna

El paisaje era realmente fantasmal. Entre los árboles apenas se veía el camino. Los focos de otras bicis de participantes que se habían retirado, e iban atajando, me despistaban aun más de lo que ya estaba. Dentro del pinar tampoco se oía nada, por lo que la sensación de estar en un lugar desconocido y casi misterioso era impresionante (y todo esto en plena carrera y a 180 pulsaciones!).

Por fin salí del pinar, dejé la bici (hubiera jurado que llevaba varias horas montado) y me volví a sumergir en la oscuridad para correr el último tramo.

Segunda transición

Segunda transición

Afortunadamente, la carrera a pie transcurría por fuera del pinar. Además había conos en mitad del camino con una luz azul y tenue, que señalizaban por donde correr sin riesgo a equivocarte. Supongo que por la tensión que había acumulado en el tramo ciclista , me puse a correr como un loco, para terminar con un buen “palizón”. Según iba adelantando corredores y esquivando los conos, me iba animando cada vez más, lo que me hacía acelerar el ritmo progresivamente. En poco más de 8 minutos finalicé el último segmento de 2,5 Km y entré en meta casi cegado por la luz después de tanta oscuridad.

Lo mejor, mi mujer y mis peques en meta, animándome y mirándome como si hubiera salido de la nada, y el compartir la experiencia con mis dos compañeros de “equipo”, que estuvieron a un gran nivel.

Visto en perspectiva, me alegro de haber corrido aquella tarde/noche.
Es cierto que la bici se me hizo eterna (incluso me pegué un piñazo), y que me pasé más tiempo pendiente de no caerme que de acelerar y seguir en carrera, pero la experiencia mereció la pena.
A nivel organizativo hubo más voluntad  y buenas intenciones que resultados (el desconcierto en el pinar era generalizado), pero consiguieron sorprenderme lo suficiente como para que dos meses después, aun sienta ganas de compartir la experiencia con vosotros .
En definitiva, un duatlón muy recomendable si queréis pasar un buen rato, sin ninguna pretensión de marca personal, y acompañados de un buen foco ;D

Cuidaos.
Iván

Javi, Dani y yo (el equipo del barrio)

Javi, Dani y yo (el equipo del barrio)

San Silvestre vallecana 2011

Tengo que reconocerlo, me acabo de inscribir a la San Silvestre vallecana 2011. No me hace mucha gracia pagar 18€ por participar en una carrera marketinizada hasta el absurdo por Nike, en la que solo unos pocos privilegiados pueden correr sin zigzaguear ni a tirones . En mi opinión, Nike consigue una notoria publicidad, pero con un coste organizativo muy alto y dando una imagen de multinacional leonina y agresiva. Creo que la estrategia de profesionalizar a los populares con chip y cajones de salida, es buena de cara a motivar a los novatos -la primera vez que te pones un chip hace gracia-,  pero menos de la cuarta parte de los participantes podrá correr a su verdadero ritmo. El cupo de corredores, limita el número de oficiales y dispara el de piratas (calculo que un 30% de los participantes lo hace sin dorsal).  Yo popularizaria aún mas la carrera, por la mañana, sin chip ni parafernalia atlética, con servicios básicos de asistencia sanitaria y poco mas, organizaría un concurso de disfraces, puesto que se ven muchos, algunos realmente buenos y si bien hacerla gratuita es una utopía, al menos que el precio sea razonable. Vamos, una romería en toda regla.  Para compensar a los que tienen el gusanillo de correr, relajaría los criterios de la San Silvestre Internacional, permitiendo por ejemplo a todos los que acrediten menos de cuarenta o los cincomil mejores. Y ahí si, mantener todo el glamour de los atletas profesionales. Nike ganaría menos dinero y no vendería treintaycincomil camisetas-dorsal en un solo día, pero su imagen mejoraría bastante, al menos para mi, y la San Silvestre sería grandiosa.

 

Dicho todo esto, entonces ¿por qué me he apuntado?. Pues porque quiero hacer un test de diez kilómetros como preparación para el Ironman de Lanzarote (si, también estoy inscrito), y los entrenamientos de ciclismo no me dejan muchas fechas libres para correr carreras populares. Esta es una de las pocas ocasiones que tendré, si es que logro colocarme en un puesto decente en los cajones de salida, si no habrá que resignarse y al menos disfrutar del entorno.

Pese a todo la San Silvestre popular es una fiesta y son diezmil metros de alegría, con disfraces, música y mucho mucho público. Sobre todo desde la Avenida Ciudad de Barcelona en adelante. Todo aquel que quiera apuntarse, que se de prisa porque las plazas vuelan, y al que se le pase el plazo, le animo a que lo haga disfrazado y sin dorsal a cola del gran grupo. Merece la pena vivir el ambiente al menos una vez.