Al otro lado del espejo

Hoy quiero reivindicar el optimismo moderado, al sentido común y la lucha entusiasta y bien entendida como modo de vida.

Ahora, que despedimos un año que ha sido realmente complicado en lo económico y abordamos la llegada de otro, casi resignados a nuestra suerte.

Ahora que asistimos con una mezcla de estupor, desgana y casi desidia a las supuestas medidas anticrisis, que no se si nos ayudarán a salir de ella, pero sí que cada día nos sumergen más en un horizonte de nubarrones, que poco a poco sentimos que merman nuestra seguridad en lo que hasta ahora parecía imperturbable.

Ahora que hacemos balance de lo bueno y lo malo, los logros  y fracasos, las alegrías y las tristezas.., y miramos con recelo a los ojos del nuevo año, quiero hacerle un guiño una vez más al optimismo.

Y es que todos nos sentimos alguna vez, en un momento concreto, o en una situación o faceta de nuestra vida, como extraños dentro de nuestra propia piel.

Ya sea por un cambio importante o por la ausencia de este , quizá sin un motivo aparente, empezamos a preguntarnos por qué hicimos esto y no aquello, por qué parece que no disfrutamos de algo que siempre nos ha gustado, por qué ya no sentimos lo mismo ante las mismas cosas..

Esto mismo puede pasar, y de hecho pasa, en el mundo del running.
Por desgracia he visto muchos casos de nuevos corredores que empiezan con mucha ilusión.

Se equipan de arriba a abajo.

Entrenan con determinación (incluso contratan los servicios de entrenadores personales).

Se inscriben en todas las carreras populares y viven intensamente los progresos que poco a poco van llegando.

Y un día descubren que ya no progresan si no se esfuerzan muchísimo más de lo que antes lo hacían (o ni aun así).

Comienzan a tener molestias en algunas articulaciones de forma casi crónica.

Ven como su tiempo incluso empeora frente al que hicieron en la misma carrera en la pasada edición.

Tienen problemas con sus familias que no terminan de entender tanta dedicación..

Y finalmente sienten un desencanto amargo, que en ocasiones incluso les conduce a colgar las zapatillas.

 

Y es que correr, objetivamente,  es un deporte durísimo, que exige una fortaleza y equilibrio físico y mental muy importante. Además, si tienes obligaciones laborales, familiares y personales, como en la mayoría de los casos, la ecuación se complica notablemente.

Por eso, para todos los que sois principiantes, o quizá ya lleváis algún tiempo en este mundillo, y sobre todo para los que estéis empezando a sentir ese desencanto del que antes os hablaba, me gustaría, con vuestro permiso, daros algunos pequeños consejos o trucos, que a mi me han funcionado para seguir amando este deporte después de 25 años entrenando y compitiendo, y una terrible lesión de rodilla que a punto estuvo de dejarme en el dique seco..

- No os obsesionéis con las marcas. Siempre es estimulante mejorar nuestro mejor registro, pero más importante aun es poder seguir intentándolo cada día. Al final somos atletas populares con montones de factores ajenos al entrenamiento que pueden afectar a nuestro rendimiento deportivo.

- No os obsesionéis con la dieta. Se trata de comer como siempre, con un poco de lógica y cabeza, pero sin trastocar en exceso nuestros hábitos salvo que antes os alimentarais a base de hamburguesas del Burger king.

- No os obsesiones con participar en muchas carreras populares. No es bueno competir demasiado, y menos siendo un atleta popular (nosotros no tenemos masajistas, ni fisioterapeutas, ni podemos dormir 10-12h para regenerar la musculatura, etc..).

- Entrenad siempre que podáis o tengáis un hueco, por pequeño que sea, pero con cabeza y sin agobiaros por las distancias, los ritmos o las intensidades. Se trata de coger y mantener la continuidad (muchos pocos en vez de pocos muchos, como en la teoría del “long tail”).

-Si sois principiantes y  queréis afrontar un medio Maratón o un Maratón completo, es importante seguir un plan especifico adaptado a vuestro nivel, o al menos un entrenamiento organizado, pero que no suponga una dedicación excesivamente superior al tiempo del que disponéis , para evitar que entrenar se termine convirtiendo en un segundo trabajo y por tanto, en un motivo más de estrés.

- Tratad de aprender a escuchar a vuestro cuerpo. Ojo, esto no quiere decir que le hagáis demasiado caso.. , porque tiende a guardar más de lo que necesita (es un mecanismo de supervivencia), pero sí valorad las señales, molestias y dolores que tengáis (que casi seguro las tendréis ).
-Consultad al médico como cualquier persona y tratad de “comprender” sus mensajes. Sé que esto que acabo de decir suena un poco raro, pero lamentablemente no todos los médicos a los que visitamos son deportistas o al menos pro-deporte, por lo que si les preguntas por un dolor a priori derivado de entrenar, siempre recomendaran no hacerlo (por pura lógica y pragmatismo). Dicho esto, utilizad el sentido común, no hagáis locuras, buscad segundas opiniones, visitad también un fisioterapeuta, escuchad a vuestro cuerpo  (como decía en el punto anterior) y tratad de encontrar vuestro punto de equilibrio (en ocasiones el “daño” por no correr es mayor que la lesión que aparentemente nos lo impide..).

- Alternad con otros deportes, individuales o de equipo, que rompan al rutina del entrenamiento y os permitan comprobar lo en forma que estáis gracias al running.

- Intentad que vuestra familia participe de vuestra afición, ya sea de forma activa o pasiva . Si consiguen respetar lo que hacéis siempre será más fácil el buscar huecos para entrenar y descansar. No obstante esto no es fácil ni “gratis”, por lo que muchas veces tendréis que ceder y entrenar como en mi caso, a horas imposibles (5:30 a.m), etc.. (sarna con gusto no pica).

- No os preocupéis si no tenéis muchas ganas de ir a competir a carreras cuando ya llevéis unas cuantas en las piernas. Lo suyo es dejar descansar la mente y seguir entrenando por simple rutina, buscando tan solo el placer de seguir tranquilo y en forma. Probablemente con el tiempo vuelva a apeteceros competir de nuevo. También suele funcionar el buscar una carrera que os guste especialmente y entrenarla de forma específica, teniendo así un objetivo claro en el horizonte.

-Y sobre todo y más importante, valorad la suerte que supone el poder tener salud suficiente para calzaros las zapatillas cada día. No tengáis la menor duda de que todos, en algún momento de nuestra vida, no tendremos más opción que claudicar (es el ciclo de la vida).

Pero no por ello dejaremos de luchar, porque correr es luchar, disfrutar y sentir, y luchar es vivir, y vivir es correr…, hasta el final (ajenos a marcas, ritmos y series).

Si habéis leído los puntos anteriores y tratáis de seguirlos en la medida de lo posible, probablemente nunca ganéis una carrera popular (y mucho menos un Maratón), o quizá sí, dependiendo de vuestras cualidades físicas y psíquicas,  pero casi seguro que estableceréis unos vínculos con el mundo del running que perduraran en el tiempo y que os ayudaran a afrontar cualquier problema que tengáis que sortear en esta carreras de obstáculos que es la vida.

Al final, el tipo del otro lado del espejo, al que vemos todas las mañanas, quizá no sea tan rápido , tan guapo, tan valiente o tan exitoso como nos gustaría , pero se parecerá mucho a lo que queremos ser, con nuestras luces y nuestras sombras, pero con la ilusión intacta de vivir cada día como si fuera nuestra primera y última carrera, hasta la Línea de meta.

A por el 2012!

Cuidaos.

Etiquetas:

0 Comments

Puedes ser el primero en dejar un comentario. ¡Corre!

Deja un comentario





Autor:

visita mi página web

Llevo toda la vida corriendo. Desde muy pequeño descubrí que me encantaba correr y que disfrutaba entrenando y compitiendo. Hoy con 35 años, 8 maratones, 20 1/2 maratones , innumerables carreras populares y una rodilla "reconstruida" (que estuvo apunto de dejarme fuera de combate), sigo ilusionándome cada vez que me pongo las zapatillas y preparo alguna carrera, con el único objetivo de seguir formando parte de este mundillo tan apasionante. Como muchos otros, también di el salto al Triatlón hace algunos años, con la fortuna de poder finalizar mi primer Ironman en Lanzarote 2007, sin duda, una experiencia inolvidable. Bienvenidos!!