Archivo para la categoría ‘Curiosidades’

El día después del Maratón

Si alguna vez has cruzado la meta de un maratón, seguro que te sientes identificado con este vídeo.

Deporte a tu salud

La constancia es una de las mejores cualidades del runner, y los autores de este blog no podemos presumir de ello, al menos en lo que a escribir nuevos posts se refiere. Lo bueno es que durante este tiempo no hemos parado de montar en bicicleta, nadar y sobre todo de correr así que aún tenemos un montón de historias para contar.

A título personal, en Mayo participé en mi segundo Ironman de Lanzarote, tras el debut de 2007 y jurar una y mil veces antes de la salida que jamás repetiría “sólo uno y no mas” pero este año no pude resistir la tentación y volvía las andadas. La verdad es que el deporte de resistencia engancha y hace que te plantee tu modo de vida para mantener un estado de forma saludable evitando castigos físicos incecesarios. Y cuando hablo de castigos no me refiero a las sesiones de ciclismo de cuatro horas ni a los entrenamientos de carrera a pie bajo la luz de la luna. Me refiero a esas acciones socialmente aceptadas como normales que bien pensadas no lo son tanto, o al menos no deberían serlo. Durante la última Navidad, antes de atacar el primer bocado de una cena de empresa, me vi en la disyuntiva de dar buena cuenta del menú, vino, copa y postre -el puro siempre estuvo totalmente descartado- o hacer un uso racional del mismo comiendo sin excesos, con una copita de vino -para saborearlo no hace falta más- y retirada a tiempo a descansar. El principal motivo de la duda eran las tres dando pedales con media hora de carrera posterior prescritas por mi entrenador de cara al Ironman y que serían una tortura en caso de elegir la primera opción. La opción “normal”. Tras plantear mis pensamientos en voz alta a uno de los asistentes -uno de mis compañeros de oficina- el solo hecho de dudar fue calificado de “herejía” y “desperdicio” terminado su exposición con un sincero “eso que haces no puede ser sano”. Creo que escuchar esas palabras en boca de alguien con cuatro jarras de cerveza en su haber durante el preámbulo de la cena y que aquella noche prometía acercarse a su marca personal en cuanto a número de Gin Tonics se refiere, terminaron de convencerme de cual era la mejor opción y por supuesto la mas sana. A la mañana siguiente estuve tentado de llamarle desde mi sillín para comparar los estados de salud particulares en aquel momento, pero preferí centrarme en la carretera.

Este año volveré a Lanzarote, pero para ver la prueba desde la barrera y a apoyar a la legión de mis amigos que participan. En 2014…ya veremos.

Una de récords

Desde que soy corredor popular, no dejo de asombrarme de lo que realmente significa batir un récord mundial. El primero que realmente me impresionó fue Hicham El Gerrouj con sus estratosféricos 3:26 en los 1500 metros. El número así en frio, quizás no llame mucho la atención, pero supone correr los 100 metros lisos en 13,7 segundos 15 veces seguidas. Todos los que han medido sus progresos alguna vez sobre el tartán, sabran lo que significa. ¿A que impresiona?. Este fin de semana, Patrick Makau ha batido el récord mundial de Haile Gebrselassie en la distancia reina del atletismo de fondo.Esas dos horas escasas (2:03:38) convenientemente diseccionadas, resultan abrumadoras. Imaginad lo que supone correr 1000 metros en menos de 3 minutos. Es difícil ¿verdad?. Conozco (cara a cara, no por la tele oatletas famosos)  a varias personas que son o han sido capaces de lograrlo, pero no superan la docena y desgraciadamente yo no me encuentro entre ellas. Ahora pensemos en un  5000  en menos de 15 minutos. No estoy seguro si alguno de los anteriores podría lograrlo. Probablemente solo uno o dos. ¿Y que tal encadenar 8 veces esos 5000 metros – y un piquito- y recorrer todos holgadamente por debajo de los 15 minutos ?. Pues eso es lo que significa un récord del mundo de estas características, una auténtica pasada.

Comparativa de los récords de Gebrselassie y Makau

“Correr” es lo que soy.

Cuando la gente me pregunta por qué me gusta tanto correr, normalmente se me ocurren un sinfín de respuestas (me lo llevan preguntando toda mi vida), pero curiosamente, no consigo dar con la adecuada.

Supongo que lo que me pasa es que me cuesta explicar que en realidad estamos hablando de mi momento de soledad, donde sólo estamos mis zapatillas, mi respiración, mis pensamientos y yo.
Me cuesta explicar que hay días, que o bien porque voy rodando más suave, o por parajes más atractivos o conocidos, que consigo incluso evadirme de la realidad del día a día.
Días en que sin querer, me afloran recuerdos de mis primeros entrenamientos de niño por aquellos caminos por los antes paseé con mi abuelo, con mis padres, con mis hermanos, con mis amigos de la infancia, por los que ahora paseo con mi mujer y mis hijas.., reviviendo momentos y sensaciones de otro tiempo, ahora tan lejano, pero siempre tan presente.

He corrido siendo nieto e hijo, ahora padre, y espero hacerlo como abuelo. Con cada zancada me ha alejado de fantasmas, acercándome a mi mismo, a la persona que soy hoy.

Y es que al final correr no es solo correr, sino muchas cosas mas.
Nos ayuda a pensar y a desconectar, a recordar y a olvidar, a sentir y a sanar, y  en definitiva, a vivir.
Por eso, me gusta decir que correr no es lo que hago, es lo que soy.
Cuidaos.
Iván
Corriendo al atardecer

Corriendo al atardecer

El “globo” de mi vida.

Tal y como comentó Pablo al hilo de mi anterior post sobre la carrera de Montesclaros, fue allí , en la primera edición de 1995, donde sufrí el mayor “globo”, pájara, desfallecimiento (o como lo queramos llamar) de mi vida.
Visto ahora con la perspectiva que dan los años y la experiencia, creo que incumplí la mayoría de las reglas básicas que debe seguir un corredor popular ante una carrera.
Para poneros en contexto, tenía 19 años y por motivos varios había vuelto a entrenar y a correr de forma “estructurada”, después de dejar de competir “en serio” con 15 años.
Aquel año preparé especialmente los 1000 metros, distancia en la que finalmente conseguí detener el crono en 2 min y 48 seg,  mi mejor marca hasta la fecha.
Y así aparecí en la línea de salida, en “buena forma” por mi vuelta a los entrenamientos,  con mi mejor marca en 1000 metros, con la ambición y motivación de correr en mi pueblo, pero con el cuerpo al revés al celebrarse la carrera en plenas fiestas, con lo que eso implica cuando tienes 19 años ;-)

Antes de la salida estuve observando a mis rivales, como hacía cuando competía de niño.  Fue cuando reparé en la presencia Aníbal (la carrera hoy es un memorial en su nombre), del que ya sabía de su fantástico estado de forma y nivel deportivo (a pesar de haber empezado a correr a una edad algo tardía). A su lado estaba Pablo Cabeza, su entrenador, al que aun no conocía, pero que parecía un runner de pies a cabeza.
Y así sin más, decidí que ellos eran los “hombres a batir”, por lo que mi “estrategia” de carrera iba a ser seguirles hasta que me dieran las fuerzas, para después improvisar…( así corría de chaval y así pensaba correr aquel día por disparatado que pueda parecerme hoy).
Ahora se que debí haber sido mas prudente (Pablo sin ir más lejos ya había corrido el maratón en 2h 29 min), pero con la osadía que da la edad, decidí seguirles sin mas.
La salida fue muy rápida, y el ritmo del primer km también. Para entonces ya encabezábamos la carrera los 3 (Aníbal, Pablo y yo). Lejos de “arrugarme”, incluso me permití el lujo de ponerme en cabeza a tirar del grupo ante el estupor de mis compañeros de escapada que apenas daban crédito a mi “inconsciencia”.
Así pasamos la primera vuelta al circuito de 3 km en  10 minutos raspados. Y fue al comenzar la segunda vuelta, cuando me di cuenta que algo no iba bien. Aunque estaba acostumbrado a entrenar fuerte, el ritmo de carrera me estaba haciendo mella, e iba pasado de revoluciones …, pero ya era tarde y el “hombre del mazo” me pegó de lleno. Pablo y Aníbal me pasaron y fueron poco a poco abriendo hueco .. Y yo empecé a agonizar…
Tirando de pundonor y de rabia traté de mantener el ritmo, pero era imposible. Para evadirme del sufrimiento tarareaba en mi cabeza una especie de canción machacona con el sonido de mi respiración y de mi pulso, que me retumbaba por dentro (efectivamente, se me estaba “yendo la olla”..).
El ultimo Km fue agónico, las piernas me pesaban como bloques de cemento pero se me doblaban como si fueran de chicle.., el pecho me ardía al respirar y tenía una fuerte sensación de mareo. En los últimos 400m me alcanzó el hasta entonces cuarto clasificado, dejándome fuera del podio.., pero ya no podía luchar mas que por llegar a meta y que todo terminara..
Para cuando encaré la recta final ya tenía visión túnel y apenas distinguía nada de lo que había a mi alrededor.
Crucé la línea de meta en cuarta posición. Y fue al parar cuando sentí como si algo se desconectara dentro de mi, y me invadió una sensación de ingravidez, que provocó que me desplomara como un saco de patatas. Un amigo me levantó y me sacó de allí andando, pero yo no podía ni abrir los ojos.
Intentaba mantenerme en pie y hablar, pero era imposible.., no tenía control sobre mi cuerpo.., es sin duda la peor sensación que he experimentado en mi vida.
Finalmente me tumbaron en mitad de una calle, llegó una chica, que se identificó como ATS,  y me tomó el pulso. Recuerdo que exclamó “madre mía, este chico tiene todavía casi 200 pulsaciones por minuto…, su cuerpo cree que sigue corriendo..”
Yo no podía entender casi nada, pero sí pude notar cierta preocupación en sus palabras. Traté de levantarme y andar, y esta vez lo conseguí. Ayudado por un amigo y por mi hermano Juanjo, que ya había llegado a meta en una magnífica séptima posición, me fui recuperando poco a poco mientras trataba de beber agua a sorbos entre arcadas y vómitos .
Recuerdo que Pablo y Aníbal vinieron a preguntar por mi estado, y exclamaron ” estos chavales tan jóvenes corren con el corazón”, y sin duda, no les faltaba razón.
Finalmente el médico dictaminó que había sufrido una lipotimia severa por no haberme hidratado bien, sumado al calor y al tremendo esfuerzo realizado (creí que me moría…).

Han pasado 16 años y lo recuerdo como si fuera ayer.
Sin duda ha sido una de las mayores lecciones que me ha dado este deporte en mi vida:
Haz tu carrera y no busques fantasmas entre tus rivales, no te precipites, no lleves el cuerpo al límite, bebe agua durante el día de la prueba (y no salgas la noche anterior a “quemar las naves” con tus colegas ;-) aprende de tus errores y asume que no eres nada mas (
y nada menos), que un corredor popular. Y sobre todo, disfruta de las carreras, que para eso están.
Lógicamente,  hubiera preferido que alguien me lo contara, tal y como yo he tratado de hacer en este post,  pero como se suele decir, nadie escarmienta en cabeza ajena ;-)

Cuidaos.

En la línea de meta

En la línea de meta

 

 

Estar sentado te mata lentamente

Ahora que viene el buen tiempo, anímate a correr. Tu vida va en ello :D

Visto en Amazings

Recomendaciones

Estos días he leído numerosas advertencias en los medios de la capital, acerca de una nube de polvo africano que acecha la ciudad. Me he tomado la molestia de visitar la web del Ayuntamiento de Madrid, para ver exactamente en que consistía dicha advertencia:

[...] los niveles de contaminación atmosférica debidos a las partículas en suspensión podrían alcanzar valores superiores a los registrados normalmente en Madrid.
Aunque este episodio anunciado no supone riesgo evidente para la salud, se hace pública esta nota para conocimiento de la población y al mismo tiempo, se recomienda a las personas con problemas respiratorios  eviten realizar actividades que impliquen un esfuerzo físico al aire libre.
Con objeto de reducir los niveles de partículas en el aire ambiente, se recomienda a los madrileños la utilización del transporte público. [...]

Yo me pregunto si esa nube de polvo ha caído en la ciudad en conexión vía satélite, sin pasar por ningún otro punto de la península -creo que no se ha registrado ninguna otra advertencia parecida-  donde se puede disfrutar del deporte al aire libre sin problemas, o realmente la calidad del aire es tan horrible que hace falta realmente poco para crear un microclima irrespirable.

Mordor

La nube se irá mañana o pasado, pero los casi dos millones de coches de Madrid capital, seguirán ahí escupiendo humo,  pero la culpa en este caso es del polvo africano inmisericorde y desconsiderado.  Por cierto, no sabía que en Madrid existe un departamento de “Calidad del Aire”.  Van a tener  que a soplar muy fuerte muy fuerte a ver si la contaminación se evapora.

 

Bajando

Cerro Abajo por las calles de Valparaiso (Chile), con perros sueltos y todo. Impresionante, aunque mi descenso MTB favorito sigue siendo este.

VCA 2010 RACE RUN from changoman on Vimeo.

Visto en cyclingtips

¿Se puede hacer arte mientras se corre?

Art Running

Pues alguien ha pensado que se puede hacer “arte” o dejar mensajes en el trazado GPS de nuestras carreras. Así encontramos ArtRunning Que sólo lleva 3 entradas pero es una idea simpática, aunque no sé si pensar que es un Fake…

¿Alguna vez se os había ocurrido algo similar?

¿Cómo atarse correctamente las zapatillas de Running?

¿Nunca has usado el ultimo agujero de tus zapatillas? ¿Por qué crees que está tan cerca del anterior? Todo tiene una razón… :D Vi un vídeo en verano que a mi 33 años me sacó de la duda y hoy en Facebook me lo han vuelto a recordar. Os lo iba a poner pero los amigos de tresdosuno.es se han currado uno en español (aunque al cámara le daba yo una manzanilla) y oye, para qué complicarnos. Aquí tenéis el secreto…