Archivo para: San Silvestre vallecana

Al otro lado del espejo

Hoy quiero reivindicar el optimismo moderado, al sentido común y la lucha entusiasta y bien entendida como modo de vida.

Ahora, que despedimos un año que ha sido realmente complicado en lo económico y abordamos la llegada de otro, casi resignados a nuestra suerte.

Ahora que asistimos con una mezcla de estupor, desgana y casi desidia a las supuestas medidas anticrisis, que no se si nos ayudarán a salir de ella, pero sí que cada día nos sumergen más en un horizonte de nubarrones, que poco a poco sentimos que merman nuestra seguridad en lo que hasta ahora parecía imperturbable.

Ahora que hacemos balance de lo bueno y lo malo, los logros  y fracasos, las alegrías y las tristezas.., y miramos con recelo a los ojos del nuevo año, quiero hacerle un guiño una vez más al optimismo.

Y es que todos nos sentimos alguna vez, en un momento concreto, o en una situación o faceta de nuestra vida, como extraños dentro de nuestra propia piel.

Ya sea por un cambio importante o por la ausencia de este , quizá sin un motivo aparente, empezamos a preguntarnos por qué hicimos esto y no aquello, por qué parece que no disfrutamos de algo que siempre nos ha gustado, por qué ya no sentimos lo mismo ante las mismas cosas..

Esto mismo puede pasar, y de hecho pasa, en el mundo del running.
Por desgracia he visto muchos casos de nuevos corredores que empiezan con mucha ilusión.

Se equipan de arriba a abajo.

Entrenan con determinación (incluso contratan los servicios de entrenadores personales).

Se inscriben en todas las carreras populares y viven intensamente los progresos que poco a poco van llegando.

Y un día descubren que ya no progresan si no se esfuerzan muchísimo más de lo que antes lo hacían (o ni aun así).

Comienzan a tener molestias en algunas articulaciones de forma casi crónica.

Ven como su tiempo incluso empeora frente al que hicieron en la misma carrera en la pasada edición.

Tienen problemas con sus familias que no terminan de entender tanta dedicación..

Y finalmente sienten un desencanto amargo, que en ocasiones incluso les conduce a colgar las zapatillas.

 

Y es que correr, objetivamente,  es un deporte durísimo, que exige una fortaleza y equilibrio físico y mental muy importante. Además, si tienes obligaciones laborales, familiares y personales, como en la mayoría de los casos, la ecuación se complica notablemente.

Por eso, para todos los que sois principiantes, o quizá ya lleváis algún tiempo en este mundillo, y sobre todo para los que estéis empezando a sentir ese desencanto del que antes os hablaba, me gustaría, con vuestro permiso, daros algunos pequeños consejos o trucos, que a mi me han funcionado para seguir amando este deporte después de 25 años entrenando y compitiendo, y una terrible lesión de rodilla que a punto estuvo de dejarme en el dique seco..

- No os obsesionéis con las marcas. Siempre es estimulante mejorar nuestro mejor registro, pero más importante aun es poder seguir intentándolo cada día. Al final somos atletas populares con montones de factores ajenos al entrenamiento que pueden afectar a nuestro rendimiento deportivo.

- No os obsesionéis con la dieta. Se trata de comer como siempre, con un poco de lógica y cabeza, pero sin trastocar en exceso nuestros hábitos salvo que antes os alimentarais a base de hamburguesas del Burger king.

- No os obsesiones con participar en muchas carreras populares. No es bueno competir demasiado, y menos siendo un atleta popular (nosotros no tenemos masajistas, ni fisioterapeutas, ni podemos dormir 10-12h para regenerar la musculatura, etc..).

- Entrenad siempre que podáis o tengáis un hueco, por pequeño que sea, pero con cabeza y sin agobiaros por las distancias, los ritmos o las intensidades. Se trata de coger y mantener la continuidad (muchos pocos en vez de pocos muchos, como en la teoría del “long tail”).

-Si sois principiantes y  queréis afrontar un medio Maratón o un Maratón completo, es importante seguir un plan especifico adaptado a vuestro nivel, o al menos un entrenamiento organizado, pero que no suponga una dedicación excesivamente superior al tiempo del que disponéis , para evitar que entrenar se termine convirtiendo en un segundo trabajo y por tanto, en un motivo más de estrés.

- Tratad de aprender a escuchar a vuestro cuerpo. Ojo, esto no quiere decir que le hagáis demasiado caso.. , porque tiende a guardar más de lo que necesita (es un mecanismo de supervivencia), pero sí valorad las señales, molestias y dolores que tengáis (que casi seguro las tendréis ).
-Consultad al médico como cualquier persona y tratad de “comprender” sus mensajes. Sé que esto que acabo de decir suena un poco raro, pero lamentablemente no todos los médicos a los que visitamos son deportistas o al menos pro-deporte, por lo que si les preguntas por un dolor a priori derivado de entrenar, siempre recomendaran no hacerlo (por pura lógica y pragmatismo). Dicho esto, utilizad el sentido común, no hagáis locuras, buscad segundas opiniones, visitad también un fisioterapeuta, escuchad a vuestro cuerpo  (como decía en el punto anterior) y tratad de encontrar vuestro punto de equilibrio (en ocasiones el “daño” por no correr es mayor que la lesión que aparentemente nos lo impide..).

- Alternad con otros deportes, individuales o de equipo, que rompan al rutina del entrenamiento y os permitan comprobar lo en forma que estáis gracias al running.

- Intentad que vuestra familia participe de vuestra afición, ya sea de forma activa o pasiva . Si consiguen respetar lo que hacéis siempre será más fácil el buscar huecos para entrenar y descansar. No obstante esto no es fácil ni “gratis”, por lo que muchas veces tendréis que ceder y entrenar como en mi caso, a horas imposibles (5:30 a.m), etc.. (sarna con gusto no pica).

- No os preocupéis si no tenéis muchas ganas de ir a competir a carreras cuando ya llevéis unas cuantas en las piernas. Lo suyo es dejar descansar la mente y seguir entrenando por simple rutina, buscando tan solo el placer de seguir tranquilo y en forma. Probablemente con el tiempo vuelva a apeteceros competir de nuevo. También suele funcionar el buscar una carrera que os guste especialmente y entrenarla de forma específica, teniendo así un objetivo claro en el horizonte.

-Y sobre todo y más importante, valorad la suerte que supone el poder tener salud suficiente para calzaros las zapatillas cada día. No tengáis la menor duda de que todos, en algún momento de nuestra vida, no tendremos más opción que claudicar (es el ciclo de la vida).

Pero no por ello dejaremos de luchar, porque correr es luchar, disfrutar y sentir, y luchar es vivir, y vivir es correr…, hasta el final (ajenos a marcas, ritmos y series).

Si habéis leído los puntos anteriores y tratáis de seguirlos en la medida de lo posible, probablemente nunca ganéis una carrera popular (y mucho menos un Maratón), o quizá sí, dependiendo de vuestras cualidades físicas y psíquicas,  pero casi seguro que estableceréis unos vínculos con el mundo del running que perduraran en el tiempo y que os ayudaran a afrontar cualquier problema que tengáis que sortear en esta carreras de obstáculos que es la vida.

Al final, el tipo del otro lado del espejo, al que vemos todas las mañanas, quizá no sea tan rápido , tan guapo, tan valiente o tan exitoso como nos gustaría , pero se parecerá mucho a lo que queremos ser, con nuestras luces y nuestras sombras, pero con la ilusión intacta de vivir cada día como si fuera nuestra primera y última carrera, hasta la Línea de meta.

A por el 2012!

Cuidaos.

San Silvestre vallecana 2011

Tengo que reconocerlo, me acabo de inscribir a la San Silvestre vallecana 2011. No me hace mucha gracia pagar 18€ por participar en una carrera marketinizada hasta el absurdo por Nike, en la que solo unos pocos privilegiados pueden correr sin zigzaguear ni a tirones . En mi opinión, Nike consigue una notoria publicidad, pero con un coste organizativo muy alto y dando una imagen de multinacional leonina y agresiva. Creo que la estrategia de profesionalizar a los populares con chip y cajones de salida, es buena de cara a motivar a los novatos -la primera vez que te pones un chip hace gracia-,  pero menos de la cuarta parte de los participantes podrá correr a su verdadero ritmo. El cupo de corredores, limita el número de oficiales y dispara el de piratas (calculo que un 30% de los participantes lo hace sin dorsal).  Yo popularizaria aún mas la carrera, por la mañana, sin chip ni parafernalia atlética, con servicios básicos de asistencia sanitaria y poco mas, organizaría un concurso de disfraces, puesto que se ven muchos, algunos realmente buenos y si bien hacerla gratuita es una utopía, al menos que el precio sea razonable. Vamos, una romería en toda regla.  Para compensar a los que tienen el gusanillo de correr, relajaría los criterios de la San Silvestre Internacional, permitiendo por ejemplo a todos los que acrediten menos de cuarenta o los cincomil mejores. Y ahí si, mantener todo el glamour de los atletas profesionales. Nike ganaría menos dinero y no vendería treintaycincomil camisetas-dorsal en un solo día, pero su imagen mejoraría bastante, al menos para mi, y la San Silvestre sería grandiosa.

 

Dicho todo esto, entonces ¿por qué me he apuntado?. Pues porque quiero hacer un test de diez kilómetros como preparación para el Ironman de Lanzarote (si, también estoy inscrito), y los entrenamientos de ciclismo no me dejan muchas fechas libres para correr carreras populares. Esta es una de las pocas ocasiones que tendré, si es que logro colocarme en un puesto decente en los cajones de salida, si no habrá que resignarse y al menos disfrutar del entorno.

Pese a todo la San Silvestre popular es una fiesta y son diezmil metros de alegría, con disfraces, música y mucho mucho público. Sobre todo desde la Avenida Ciudad de Barcelona en adelante. Todo aquel que quiera apuntarse, que se de prisa porque las plazas vuelan, y al que se le pase el plazo, le animo a que lo haga disfrazado y sin dorsal a cola del gran grupo. Merece la pena vivir el ambiente al menos una vez.

Mi crónica de la San Silvestre 2010

San Silvestre 2010

Mi amigo, y compañero en este blog, Álvaro me decía que la San Silvestre no es para correr, que es para ir a pasárselo bien. Claro! él había ya corrido una cuantas, además de maratones, triatlones, Ironman… (Vamos, un abusón)

Era mi primera San Silvestre y quería correrla como eso, un novato nervioso. Días atrás había ido a recoger mi camiseta dorsal (que parecía un camisón con ese pedazo de cuello… un tipo entraba por ese cuello, prueba) y con ella la pulsera que me permitía tener un hueco en el cajón de <52. Aunque la Akiles la termine con 50:02 la señorita que daba las pulsera no tuvo a bien darme la de los 50 minutos, aunque ahora se lo agradezco.

Quedé en el paseo de la Habana con un par de corredores semi-novatos como yo, Esteban (@estebant) y Juan (@jseguir) El ir subiendo la Castellana viendo el ambiente fue… ya llevo alguna popular que otra y ese hormigueo en el estomago no te lo quita nada, si a eso le sumamos el AMBIENTAZO… Y lo que la gente monta para er visto y pasárselo bien, estaba hasta DuffMan!

De ahí rápido al ropero, no sea que haya mucha gente, yo he ido en chandal y llevo la camiseta de la Carrera de la ciencia en una bolsa para cambiarme después. Como los pronósticos son de lluvia y la organización pide que no se tape la camiseta voy con mi chubasquero de runnnig ASICS debajo de la camiseta (sí, ahí fui un poco zote) cosa que lamentaria después.

Seguir viendo el ambiente, hidratarse un poco, estirar apenas nada. Y seguir viendo el ambiente, mucho ambiente incluso algunos que calientan de los lindo…

Se va acercando la hora y este año hay 4 oleadas en la carrera popular. Los que corren por debajo de 52 son los míos y salimos a las 17:45. El que saliese en esa tanda tuvo una gran ventaja, es que fuimos los primeros de esa oleada, con lo que teníamos todo la calle por delante nuestra para correr “a placer” sin demasiado alboroto, aún recuerdo los 2 primeros km de mi primera popular “Madrid corre por Madrid” había tanta gente que íbamos andando y casi en volandas. Pero aquí parecía que no iba a a ser así, de hecho dentro del cajón cogimos buena posición, como en 8ª fila o así.  Aquí podéis ver el ambientazo en la salida cuando aún no habían salido los de menos de 50.

Se iba acercando el momento y hay que reconocer que estos de Nike saben montar show y calentar el ambiente, este año tocaba hacerlo con el anuncio de Nike ilumina tu país, motivacional a tope! Y finalmente se fueron, ya casi era nuestro turno… En la siguiente foto se nos puede ver preparados ya para salir… yo estoy junto a una de las bolitas rosas que se ve  en el centro de la imagen, que mi compañero @jseguir iba con peluca rosa ;)

Preparados? listos? ya!!! Dale al Garmin que mida esto bien que salimos. Música de Queen en el iPhone y vamos a comernos Madrid.

Nada mas empezar una cuesta en Conca Espina, pero nada que no pueda librase con facilidad, ya enfilamos Serrano, un primer tramo irregular, pero cuando pasas la plaza de los delfines ya empieza a ser todo cuesta abajo… yiiiiha!!!

Venga a correr y correr, a todo lo que daba, con la liebre de 52″ al lado nuestro.. umm no puede ser, si vamos más rápido que esa media… A la mitad de Serrano la liebre se da cuenta y grita que si alguien le sigue que amaine que se ha acelerado e iba más rapido… A menos de 4:30 nos hacemos los dos primeros kilómetros. De todos modos la próxima vez que corra por Serrano me centro mas que me fui comiendo todas las rejillas de respiración del nuevo Parking, que agobio pensando que me podría caer. Yo ya sabia que iba demasiado rápido para mi ritmo habitual, las pulsaciones me lo decía, se me habían puesto  a tope y de ahí no bajaron. He de reconocer que me esperaba algo más espectacular este tramo, pero entre que había poco público en esta zona y que Gallardón había apagado las luces de navidad… hay tramos mejores. Bajar corriendo desde la puerta de Alcalá a Cibeles fue algo realmente chulo, muy motivador. Paseo del Prado, Atocha… Aquí el rítmo ya había decaido e íbamos a unos 4:50, tampoco mal para lo que yo hago… En Atocha es donde empezó a aparecer el público de verdad, ese que te acompaña y empuja hasta el final. Se supone que la Avd. Ciudad de Barcelona es cuesta abajo hasta el km 8 de carrera, pero aquí ya íbamos sobre los 5 min/km no nos era posible, a pesar de los ánimos correr más rápido, de hecho en esta zona entre el público y los corredores hubo alguna zona en la que fue inevitable “serpentear” para hacerse hueco.

Entonces cruzar la M30 y te encuentras lo peor, por decir algo, que es una cuesta que eleva 30 metros en cosa de un kilómetro, no es mucho pero cuando vas con las pilas gastadas… Y ahí anduvimos, entre los 5:30 y 6:15… si es que teníamos que haber dosificado algo mas… Justo en el 9 se deja la avenida de la Albufera y se empieza a entrar por las calles más estrechas de Vallecas, de nuevo el problema de muchos corredores + mucho público… Y de paso los que van y corren con la familia o disfrazados (y que misteriosamente han salido de un cajón con un buen tiempo) Yo he de reconocer que por Martinez de la Riva lo único que quería es que acabase todo, y mi compañero también, de hecho al final de la calle, y pensando que allí estaba la meta, sprintó para llegar antes… no vio que aun quedaba un giro a la izquierda en Candilejas. Así que yo llegué unas milésimas antes que el :D Digamos que fui el ganado moral. Y lo que es más importante, había bajado de los 50 minutos, en mi primer año de runner, lo cual era un logro para mi.

San Silvestre 2010

Ya sólo quedaba dejar el chip, recoger la bebida energética, cambiarse de ropa e irse a casa rápido a celebrar la llegada de un nuevo años donde… bajaremos de 48 minutos?

Aquí abajo os dejo todos los datos de la carrera que podéis ver también en mi perfil de Runkeeper

San Silvestre 2010

San Silvestre 2010San Silvestre 2010San Silvestre 2010jSan Silvestre 2010